domingo, 10 de diciembre de 2017

Lo mejor del Baobab Trail

Cuenta la leyenda que el Baobab fue el primer árbol en habitar la tierra. Mientras tanto Dios continuaba con su creación. De todos los temas les gustaba opinar. Como cada año eran mas altos pensaron que un día llegarían al cielo y podrían vanagloriarse de su belleza ante el mismísimo Dios.
Para darles una lección de humildad, ya cansado de escuchar sus pavadas, Dios los arrancó del suelo y los dió vuelta, y es por eso que los Baobabs tienen una flor que florece por las noches y se marchita al día siguiente, y tienen las raíces desnudas y a la vista de todos.

Otra versión es la que tienen los Bosquimanos . En su manera simple de ver el mundo, ellos sostienen que Dios arrojó los Baobabs directamente desde el cielo, y por el gran peso de los mismos todos cayeron dados vuelta.
Día 12:

Salimos en caravana grande desde el Tucsin Tsumkwe Hospitality and Training Center Lodge, donde habíamos pasado la noche. Había sido la primera cama en 4 días,  así que salimos reparados y bien descansados, pese a que la noche anterior nos tomamos varias botellas de vino en el restaurante del complejo. Este lugar forma parte de Tucsin, un proyecto que viene apoyando a las poblaciones marginales de Namibia desde hace 40 años. Dentro del extremo norte del Desierto del Kalahari, donde se encuentra este emprendimiento, son los San o Bosquimanos los beneficiarios directos.
Ese día terminaría en el desconocido Parque Nacional Khadoum, pero antes haríamos un pequeño desvío para conocer al árbol mas famoso de Namibia y otros notables y milenarios ejemplares de Baobab dentro del Nyae Nyae Conservancy
En lo particular me sentí cautivado por la belleza excéntrica del Baobab ya desde los tiempos de mi primera lectura de "El Principito" (Le Petit Prince)  de Antoine de Saint-Exupéry, cuando el protagonista sufría por el trabajo que ocasionaban estos árboles en su pequeño asteroide.
Cuando nos desviamos de la ruta y doblamos hacia el Baobab Trail nos cruzamos con gente amigable, como lo son todos en los alrededores del Kalahari. En este caso eran de la tribu Nama.
Ya de lejos veíamos las montruosas y peculiares siluetas de este fantástico árbol macizo y tropical que se encuentra sólo presente en África subsahariana (especialmente en Madagascar) y en Australia, aunque la variedad de allí es mas pequeña.

Además de ser sagrado para todas las culturas que tienen o tuvieron contacto con él, el Baobab es  un árbol que regala vida. Dentro del tronco de un Adansonia digitata, miles de familias necesitadas pueden encontrar una reserva de hasta 100.000 litros de agua.
De la corteza del baobab se puede extraer una fibra fuerte con la cual fabrican papel y cuerdas. Su fruta es comestible y muy sana. También sus hojas. Sus semillas de gran tamaño son ideales para extraer aceite. Además el Baobab tiene un gran número de propiedades medicinales.
Este sector del Nyae Nyae Conservancy (el único que conocimos) es bastante atractivo. El entorno está cubierto de altos pastos salpicados por alguna laguna por aquí y otra por allá, con este grupo de baobabs dominando el entorno no importa desde donde se lo mire. A uno de esos Baobab se lo conoce con el nombre de Holboom (árbol sagrado). El interior de este árbol fue ahuecado por los Ombalantu (una de las tribus de la zona), quienes guarecían allí a sus mujeres y niños para protegerlos de los constantes ataques de las belicosas parcialidades vecinas. El interior de este muy fotografiado Baobab es capaz de albergar a 45 personas.

Años mas tarde, en 1940, el Holboom fue utilizado como la primer oficina postal de la región. Quizás fué el primer árbol correo del continente, no lo sé. Lo cierto es que mas tarde, probablemente cuando ya existía en la zona un puesto de correo mas tardicional, el Holboom funcionó como capilla para congregar a los fieles, y mas tarde tuvo un broche de oro cuando lo hizo como bar.

El Baobab regala vida y su gran figura resulta un albergue ideal para varios tipos de pájaros que anidan entre sus ramas o ahuecando su tronco. Bajo sus raíces se esconden los roedores y mangostas, y también los escorpiones que se esconden de ellos, sus depredadores naturales, y buscan arañas o grillos para alimentarse. 
Quienes gustan mucho de los Baobab son los Mamba Negra (Dendroaspis polylepis), una de las serpientes mas rápidas y letales del planeta, famosas protagonistas de uan escena de Kill Bill.
El último ejemplar es quizás el árbol mas famoso de Namibia, y probablemente el mayor ejemplar de Adansonia digitata L. del que se tenga conocimiento en el mundo, es el Grootboom (árbol grande en Afrikaans).
Hasta su muerte en 2004, el árbol superaba los mil años de edad y tenía mas de 30 metros de diámetro. Un eco atentado perpretado por algún estupido acabó con sus sueños de llegar al cielo.